Está viendo:

Meter miedo

27 de octubre de 2013

La Seguridad Alimentaria tiene mucho de seguridad percibida. El peso de la percepción subjetiva del riesgo alimentario impone una secuencia perversa: si estoy tranquilo, hay seguridad; si algo me preocupa – con razón o sin ella- la seguridad es cuestionable. Hay que informar y formar para evitar tales estados de opinión.  No es fácil, porque no son pocas las “tesis” instaladas en la sociedad como “políticamente correctas” que llegan a lo demagógico.  Por ejemplo, “todo lo que viene de fuera es inseguro”. Desde la UE, inseguro; y desde Países terceros, el acabose.  Ante todo, sepamos que nuestros Servicios de Sanidad Exterior funcionan, mucho y bien. Y que la exportación a los Estados miembros de la UE desde países ajenos a la misma es un terreno hiper-regulado y controlado por la Comisión Europea (si fallase, siempre nos quedaría nuestra Sanidad Exterior). Es fácil afirmar que las reglas de juego de los Países terceros son más laxas que las de la UE. No siempre. Lo que sí puede ocurrir es que sean distintas y, aprobadas en el marco del Codex Alimentarius, las tengamos que reconocer como equivalentes en aplicación de los Acuerdos de la OMC. Es  cierto que las exigencias en materia de bienestar animal o respeto medioambiental que nos afectan en la UE (y nos cuestan euros) no son respetadas en la misma medida por algunos Países terceros. Clara competencia desleal. Pero asegurar que todo lo que viene de fuera nos envenena, solivianta gratis.  

JOSÉ IGNACIO ARRANZ
FORO INTERALIMENTARIO
PRESIDENTE

<< volver

  • Compartir
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • google bookmarks (en nueva ventana)
compromiso por la cadena agroalimentaria sostenible

Movimientos Mercadona para satisfacer a El Jefe

Ver todos